Comentario de Maximo Olmos

BARBA AZUL

Comentario de Maximo Olmos

Ellas dos juegan, se divierten. Mientras, el público ingresa y pareciera que mezclaran los naipes de la realidad y la ficción. Ver jugar es agradable. Pero hay apagón y la oscuridad despierta un pacto. Actúan, y le creo a cada hermanita. Vamos siguiendo sus relatos como conejo a la zanahoria. Pero hay un corte y chichonean como si estuvieran en sus casas e hicieran papel picado con el pacto de ficción (como cuando un escritor blanquea que está metaforizando o aparece la sombra del camarógrafo en el estudio de cine). El escaso teatro que disfruté me cautivó, me dio alas; casi siempre dentro del pacto de ficción: “la realidad” ocurría en el escenario (aunque esa realidad sea una niña que se transforma en un monstruo). El imán de la identificación que se desliza por el tobogán catarsis. En la lectura y en el cine, también he llegado a las sensaciones similares… o a preguntas similares.

En los juegos de la luz aparecen, ellas, con sus ceremonias de interior y sus vestiditos proyectados como se proyecta una mujer en sus vestidos. Una poética visual, a contraluz, montada en un carrusel de llaves o agigantándose en una silueta de mujercita, de mujer. El teatro tiene algo de especial. Ahora, recuerdo una cabeza invertida que se menea en la base de un menjunje de telas. La composición lograda de estas imágenes como la pintura de calaveras se ve enrarecida por el tamaño del escenario del C.C. Virla; seguramente algo nos perdimos de la puesta en la Colorida.

Y a todo esto, ¿dónde va la trama de Barba Azul? ¿Siento la narrativa, el hilo conductor, el conflicto…? ¿Eso importa? ¿Esto es teatro para teatreros? Quizás debiera ver más teatro. O detenerme y plantearme que preconceptos quieren burlar estas teatreras. Aquí van de nuevo, por fuera de la teatralidad: se armó un despiole por que no encuentran una llave y la escaramuza les sale limpita como la carcajada de la “Dani”. Me sorprende una dualidad: estas mujeres de las que escribo son creíbles cuando “actúan la trama”, y también son creíbles cuando “actúan como que no actúan” o simplemente no actúan.

El cuento de hadas Barba Azul, recopilado y adaptado por Charles Perrault, tiene como protagonista un hombre que aparece como un ogro, para que luego se descubra es un buen príncipe y para que, finalmente, se devele es un maldito ogro (de esos recontra sádicos). Y la princesa es una frágil e ingenua mujer que acepta al ogro para luego amar al príncipe y, finalmente, padecer a un asesino serial de mujeres. Consciente de estos ingredientes del cuento, mis expectativas viajaron hacia el guión. En esta obra, sentí se desarrolló la personalidad de las hermanas, de las princesas. Cabe aclarar recuerdo poco del texto declamado; sí retengo visualmente los juegos de belleza y la cita de un diario cultural donde se afirma, desde una interpretación de la biología humana y sus países bajos -como decía mi abuela-, que la mujer por no tener “nada”, nada tiene que perder y por consiguiente tiene más coraje.

Una epidemia de la época es la fragilidad de nuestros acuerdos de convivencia. En Barba azul, se dirimen dos acuerdos o pactos. Uno para que uno crea que Barba Azul es esto y aquello; otro para que uno sienta que Victoria o Daniela son esto y aquello. Recién a la mitad de la obra comprendí el juego entre pactos, aunque ya estaba mareado. ¿Cuántos de los que estábamos en la sala desplegamos las alas de este juego? ¿Jugar con “la realidad” y con “la ficción” -que las diversos tipos de público esperan-, implica un coraje artístico? No lo sé. Si pude comprender los juegos valen la pena con reglas claras, o cuando las reglas son tan claras que uno las olvida y juega… y se ríe… limpiamente a carcajadas.

 

 

Máximo Olmos : Escritor, Editor cultural, Docente

Editó la revista cultural “Trompetas Completas”, publicación que incluye crónicas, relatos y poesías. Publicó  junto al fotógrafo Jorge Leiva, el libro “Homenaje” con relatos de los Valles calchaquíes. También realizó la nouvelle “Natural Devenir” y el libro de poesía “El templo de los errantes” .

 

” 16/12 ”



Jornada de trabajo abierta del proyecto de Investigación PIUNT 26C507
UNT - SPU